María Diamantes

minimalismo con alma

Clara Mercader es la persona tras el pseudónimo artístico de Maria Diamantes, un alter ego con el que desatar estéticas sencillas y minimalistas. Las señas de identidad de la ilustradora barcelonesa son una paleta de colores reducida precisa y la elegancia y limpieza de sus trazos, con proyectos que buscan simplificar la realidad y vienen cargados de la esencia despreocupada de la niñez. Maria Diamantes trabaja con el monitor PD2700U de BenQ, y hemos querido preguntarle cómo se refleja esto en su mundo artístico donde todo se explica mediante colores y formas. Un universo donde las palabras son símbolos, las ciudades visuales, y las mujeres, delicadas líneas. Nos adentramos con ella en la complejidad de lo sencillo. T: Xiana Rodríguez / F: Lucía Valle



María, en tus trabajos eres capaz de simplificar realidades, identificar un elemento y representarlo con un estilo minimalista. Hablamos de proyectos como Barcelona Visuals (30 postales representativas de la ciudad) ¿por qué esto se ha convertido en tu seña de identidad? ¿de dónde nace tu estilo? Es verdad que es un estilo que se ha ido viendo a lo largo de mi trayectoria profesional y yo lo asocio a que estudié diseño gráfico, y ahí siempre me han enseñado a que cuánto más simple y directo, más funcional y más se entiende. Supongo que es algo que me viene de ahí. Y a parte, lo que me atrae en diferentes disciplinas del arte como el interiorismo, el estilismo de moda o el cine es esta estética minimalista. Cuidado, esto no quiere decir que el minimalismo sea algo frío. Para mí, tres líneas bien puestas y dos colores bien combinados pueden transmitir muchísimo más que algo barroco y cargado con demasiada información que a mí personalmente me satura.

Diseño gráfico de videojuegos (GRIS), diseños para colecciones de ropa (Tiwel), o ilustración de libros (Amelia Earhart)... ¿Cómo combinas estas diferentes formas de expresar tu arte? ¿En qué ámbito te interesa adentrarte próximamente? Habéis elegido tres proyectos muy diferentes. En estos casos, tuve que adaptarme mucho al encargo en vez de llevarlos más a mi terreno, porque se trataba de públicos diferentes. Pero si os miráis otros proyectos, intento que todos vayan con una misma línea estética, aunque no siempre es posible. Pero es importante tener una identidad profesional, ser reconocida por eso y potenciarlo. Ahora, me encantaría adentrarme en el mundo de la moda y mis proyectos personales van en esa dirección.

La reducida paleta de colores es una de tus señas de identidad, pero también lo es la geometría, ¿cómo te planteas este dúo de formas y tonos en tu proceso de elaboración? El minimalismo es súper importante para mí, por lo que se tiene que ver reflejado en las formas y colores que creo. Si puedo usar dos tonos en vez de tres, será así. Ese es mi reto: conseguir transmitir con pocos colores y que las formas sean sencillas, limpias y geométricas. Cuánto menos cargado este todo, mejor.

Te gusta adaptarte a diferentes texturas y técnicas dependiendo del proyecto, pero ¿con qué proceso creativo te sientes más cómoda? No hay que olvidar que detrás de los encargos hay un cliente, por lo que tienes que adaptarte a él, a sus necesidades y a su público. Dentro de un margen y una personalidad profesional, hay que ser flexible, pero cuando más cómoda me siento es en los trabajos personales, donde puedo experimentar y ser libre. Hago lo que me gusta y lo que siento en ese momento. Pero bueno, normalmente los clientes cuando ven tu trabajo te piden cosas que puedes hacer y te escogen por tu estilo, por lo que me siento cómoda casi siempre, pero si tengo que elegir, en los proyectos personales, por supuesto.



"Para mí, tres líneas bien puestas y dos colores bien combinados pueden transmitir muchísimo más que algo barroco y cargado con demasiada información que a mí personalmente me satura"

Las mujeres son parte importante de tu creación, de hecho, a todas les ponen nombre. ¿Cómo crees que son ellas? ¿las creas de la nada o son un reflejo de las grandes mujeres de tu vida? Sí, es verdad que las mujeres están muy presentes en mi creación, ya que son parte de uno de mis proyectos personales. Es algo que no había ilustrado mucho anteriormente y es un campo que quería explorar. Les pongo nombre porque cada una tiene que tener su propia identidad, y son el título de la obra. Sin querer, creo el estilo de chica con el que me siento identificada. Si le tuviera que poner adjetivos, creo que son mujeres fuertes, elegantes, estilosas, urbanas y modernas.

Has probado el monitor BenQ PD2700U, ¿de qué maneras crees que potencia tus diseños? Cuando tienes un material bueno y de calidad para trabajar, esto se nota en los resultados y este es el caso. Es un monitor que tiene una resolución y una precisión muy buenas y esto me ayuda mucho a trabajar mis formas que son tan simples, pero a la vez, han de ser tan perfectas. A la hora de plantear paletas de colores y combinarlas, con una herramienta así que me las muestra de forma tan fidedigna, es otro nivel.

Tus ilustraciones son impecables, líneas elegantes y limpias… ¿cuál es la importancia de un buen monitor en tu tipo de trabajo? Importantísimo. Trabajar con cosas de calidad y que duren es importante para trabajar, pero también para la vida en general, por lo que estoy muy contenta con el monitor por las posibilidades que me ofrece.

¿Qué proyectos tienes entre manos para este 2019? Mi intención es seguir como siempre, trabajando con clientes de siempre, pero también buscar nuevos proyectos. Quiero internacionalizar mi marca un poco más, y quizás empezar a generar producto con ella.