Nur Casadevall

MELANCOLÍA EN TONOS AZULES

Nur habla con los ojos vidriosos. Parece que esté a punto de soltar el secreto inconfesable de sus atmósferas lentas; esa que guía todas sus creaciones audiovisuales, siempre con un sello, con unos colores, con un silencio que se mantiene más de 50 segundos. Tiene 28 años y la actitud de una experiencia muy trabajada. Sabe lo que quiere e identifica perfectamente la idea redonda de una imagen inspiradora que la activa hacia el siguiente pieza. Hablamos con ella con motivo de su recién estrenado monitor de postproducción de vídeo BenQ PV3200PT, una herramienta fundamental para trabajar sus creaciones audiovisuales. T y F: Eva Villazala




Háblanos de tus referentes, de aquello que te impulsó al inicio y que se ha mantenido a lo largo del tiempo perfeccionándose con el conocimiento que otorga la experiencia. El primer año de carrera fue de experimentación, absorbes tanta información que parece que tengas una olla de grillos en la cabeza, en ese momento tienes que encontrar con qué te identificas realmente, ya que te puede gustar desde un Padrino a un Persona, pero tienes que saber qué es más tú. Por temas personales tuve que hacer un parón de un año de la carrera y aproveché para ver mucho cine y para reflexionar. Cuando retomé me di cuenta de que tenía las ideas más claras, había hecho un trabajo personal que no se puede verbalizar y podía identificar lo que me gustaba. A partir de ese momento los trabajos que me hacían hacer, los sentía y eso se notaba. Me inspiró mucho una película Brick, estéticamente me encantó, tenía una atmósfera generada por la música y el punto de vista. Me di cuenta de lo importante que es el punto de vista, hacerte tuya la pieza. Eso yo creo que empezó a marcar mis inicios, mi estilo.

Y ese sello personal es el que has mantenido, ya que todos tus trabajos mantienen un toque marcado precisamente por la atmósfera, tienen un punto lento, suave, consigues meterte en la piel del personaje mediante una mirada sostenida y con una paleta de colores. Los colores son pura emoción, transmiten mucho más de lo que imaginamos. Con Lina hice un gran ejercicio en ese sentido, toda la historia respira un azul especial, que no es evidente, es un azul melancólico, como ella. Intento cuidar mucho la estética: la composición, la textura, las formas y como digo, los colores. Puede que no sea un mensaje narrativo, pero hay otro mensaje y lo valoro mucho. En Lina uno de mis retos era explicar algo que se ha explicado mil veces: una violación, pero lo hice desde un ángulo no evidente. Me interesaba esa fina línea que separa una violación de un abuso y explicar eso con imágenes que transmitieran esa melancolía que tiene el personaje. La protagonista llega al punto al que llega porque ella no está bien, si no seguramente no hubiese llegado ahí. A parte de la narrativa, que trata de un profesor que viola a su alumna con un punto de poder, quería explicar sin palabras que esa persona tenía una necesidad de amor y de afecto muy grande, por eso se confundió y la engañaron. Cómo explicar la tristeza en un mood visual: ese era mi objetivo.




¿Cuando haces una historia tan profunda explicada desde ese ángulo tan personal como te quedas tú? El proceso fue de altos y bajos, además se sumaba que era mi proyecto de final de carrera y todos los cabezas de equipo era gente de mi universidad así que habían momentos buenos y malos. Lo que sí me di cuenta es que cuando tienes que llevar las riendas del proyecto debes sobrellevar el momento en el que igual no crees tanto en la historia, sacando fuerzas de donde sea porque tienes a mucha gente detrás de ti. Es muy difícil acabar un proyecto personal, porque hay momentos en los que tienes dudas, miedo, te pierdes y tienes que saber volver. A nivel de la historia, para mí fue un poco catártico, porque aunque no me he encontrado en la misma situación que Lina sí es verdad que a veces confundimos cosas, eres adolescente y confundes. En gran parte de los sentimientos de Lina hay un punto biográfico, sí.

Todos tus proyectos tienen este punto melancólico. Es verdad, supongo que muestra un trasfondo. Al principio tenía más necesidad de sacar esa melancolía, Lina es una ostia en la cara, acabas y tienes mal sabor de boca. Antes tenía más necesidad de eso, ahora estoy en un momento un poco más luminoso. Puede que siga ese punto melancólico o suave, pero estoy en otro momento.

¿Lees mucho? ¿O todo es visual? Soy disléxica y me cuesta mucho retener nombres, soy mucho más visual, las palabras me cuestan, así soy más de buscar imágenes, viajar, conocer gente, me inspiro más desde ese punto que desde las palabras.

¿Trabajas siempre con el mismo equipo? No, me gusta variar, es como un reto. Cada persona que se ha sumado al equipo en diferentes proyectos me ha enriquecido de alguna forma.

¿Es fácil llegar a dirigir? No, salir de la carrera y poder dirigir no es fácil, pero yo he tenido suerte. Muy pronto empecé a trabajar en el estudio de Txema Yeste y me enseñó e inspiró muchísimo. Hacía los vídeos de sus editoriales y aprendí a mirar y a entender, él es muy artista y tiene mucha disciplina de trabajo. Siente la foto y no para de buscar referentes, películas… Fue un año de nutrición estética y visual que me dio un push muy grande, me ayudó a entender la moda.

"Los colores son pura emoción, transmiten mucho más de lo que imaginamos. En Lina se respira un azul especial, que no es evidente, es un azul melancólico, como ella.”

¿Para cuándo el largo? Siempre digo que a los 30. Tengo en mente al personaje pero aún no sé con qué situación encararlo, en cualquier momento llegará la idea final.

En estos momentos estás probando tu nuevo monitor BenQ PV3200PT, ¿qué es lo que más te ha sorprendido? Su color. Es muy preciso, a parte de tener una perfecta calidad y definición.

¿Cómo definirías la calidad de imagen que ofrece su 4K UHD IPS? La calidad de imagen cuando usas el 4k no es una broma, es perfecto para editar y reproducir vídeos con alta calidad.

Tu monitor cuenta con una calibración de hardware de color preciso y un software de calibración del color Palette Master Element, además de una función de uniformidad de brillo, ¿cómo notas estas características? Estas características son esenciales para quienes trabajamos con la imagen y no todos los monitores ofrecen estas opciones de forma tan fiable, estoy encantada.